Delta de l'Ebre

El Parque natural del Delta del Ebro constituye una de las zonas húmedas más amplias de la Europa mediterránea. El Delta del Ebro nos ofrece un marco de naturaleza incomparable, único y singular. Un paisaje de una gran riqueza biológica que reúne una diversidad de flora y fauna, de un valor incalculable.
Con sus 320 km2 de superficie, constituye el hábitat acuático más extenso de las tierras catalanas y representa un enclave de vital importancia dentro las zonas húmedas de la Mediterránea.

Su riqueza biológica contrasta con la profunda humanización y transformación agrícola de una gran parte de su superficie.
Su importancia es reconocida a escala internacional por los máximos organismos especializados.
Sin duda, son inacabables las posibilidades existentes en el Delta del Ebro: rutas con embarcaciones, parajes fotográficos únicos, avistamientos ornitológicos, actividades deportivas y de aventura.

Playas Delta de l'Ebre

El río Ebro deja a su paso un abanico de playas naturales y poco concurridas donde reina la tranquilidad.   Playas quilométricas para disfrutar del sol y del mar. Playas familiares y tranquilas rodeadas de natura.